Artes Marciales Chinas

Wushu, una gran ventana a China (1)

El wushu ( 武術 “wǔshù” o “arte marcial”) o gongfu es un arte marcial oriundo de China que posee cerca de 2.000 años de desarrollo y evolución. La estandarización de los antiguos estilos tradicionales del gongfu o kung-fu, en lo que hoy se denomina Wushu Contemporáneo, ha logrado representación organizada en más de cien países de los cinco continentes.

Wushu

El wushu o gongfu es un arte marcial oriundo de China que posee cerca de 2.000 años de desarrollo y evolución. Su punto álgido fue su inclusión como deporte de exhibición en las pasadas Olimpiadas de Beijing 2008. Aunque, en realidad, el wushu lucha desde hace años por ser declarada disciplina oficial olímpica. Su debut en Beijing 2008, reabrió las posibilidades de concreción del sueño de millones de practicantes en el mundo, si bien la tarea es harta difícil.

El proyecto chino de convertir este arte marcial en deporte de masas ha llegado a su cometido. La estandarización de los antiguos estilos tradicionales del gongfu o kung-fu, en lo que hoy se denomina Wushu Contemporáneo, ha logrado representación organizada en más de cien países de los cinco continentes.

La relación del wushu con la cultura china se respira en cada movimiento. En el proceso de reorganización y estandarización de los estilos tradicionales del gongfu, los entes gubernamentales chinos incluyeron en el bagaje técnico muchas técnicas, posturas y saltos de la Ópera China. Este desarrollo tuvo lugar a mediados del siglo XX. La ópera tuvo desde sus comienzos aspectos marciales indispensables para representar batallas, luchas y acrobacias, así los héroes de sus obras teatrales efectúan saltos y destrezas de increíble belleza y dificultad.

El proceso de reorganización y estandarización de los estilos tradicionales del gongfu, los entes gubernamentales chinos incluyeron en el bagaje técnico muchas técnicas, posturas y saltos de la Ópera China. Este desarrollo tuvo lugar a mediados del siglo XX. La ópera tuvo desde sus comienzos aspectos marciales indispensables para representar batallas, luchas y acrobacias

El así llamado boxeo pictórico en el wushu, muestra esa relación implícita y mutua entre la ópera y las artes marciales chinas. Los estilos que imitan el movimiento de ciertos animales -también llamado boxeo de apariencia- tienen singular similitud con obras famosas como la del El Rey Mono y con el estilo del mono en el gongfu.

Otros estilos pictóricos conocidos y aclamados por los practicantes del wushu son la figura del águila (yīngquán), la mantis religiosa (tánglángquán), el boxeo del ebrio (zuìquán), la serpiente (shéquán) o la del tigre (hŭquán) entre otros. Cada uno de ellos posee además una profunda relación con la cultura cinematográfica, siendo representados muchas veces en películas de acción. Tal es el caso del boxeo del ebrio, inspirado en Los Ocho Inmortales Borrachos —deidades de la antigüedad china que influyeron en la creación del estilo zuìquán— y que fue inmortalizado por los famosos actores Jackie Chan y Jet Li en multitud de largometrajes rodados en Hong Kong.

Las antiguas armas de batalla, algunas con miles de años de antigüedad, forman parte de la práctica cotidiana y gozan de un lugar privilegiado en el gusto de los adeptos al gongfu, a diferencia de otras artes marciales conocidas que no poseen práctica con armas. Así, las seis armas principales del wushu moderno –que también tiene su versión de competición más espectacular y menos relacionada con la salud- son el palo (gùnshù), el sable (dāoshù), la espada (jiànshù), la lanza (qāngshù), el sable del sur (nándāo) y el palo del sur (nángùn). Por su parte, la versión de espada del Tai Chi o taijiquan es practicada a diario en los parques y plazas de China por multitud de personas de todas las edades, pero particularmente por adultos. Su contribución a la salud ha hecho que sea uno de los ejercicios preferidos por los mayores.

La versión de espada del Tai Chi o taijiquan es practicada a diario en los parques y plazas de China por multitud de personas de todas las edades, pero particularmente por adultos. Su contribución a la salud ha hecho que sea uno de los ejercicios preferidos por los mayores.

También encontramos armas especiales como son el látigo de nueve secciones (jiŭjiébiān), el bastón de tres secciones (sānjiégùn), el abanico (shànzi) y la alabarda (en sus versiones pūdāo y kuāndāo).

Por otro lado, las artes marciales chinas poseen principios filosóficos derivados del Confucianismo. Así, algunos estilos tradicionales de wushu poseen además principios religiosos y morales, tales como la versión del Templo Shaolin, que seguiría las enseñanzas budistas, la de Wutang, enfocada hacia el taoísmo, o la Chaquan -boxeo de la familia Cha-, de religión musulmana vertiente hui. Las tradicionales Danzas del León y del Dragón que se efectúan en los días festivos, como por ejemplo durante las celebraciones del Año Nuevo Chino, son practicadas generalmente por escuelas de wushu, fundiendo de ésta manera lo marcial con la música y la danza. Vemos así un aspecto que excede a lo meramente marcial, característica única de las artes marciales chinas.

La enorme profusión de estilos de lucha chinos refleja las distintas manifestaciones culturales de cada minoría étnica existentes en este país. El wushu moderno buscó resumir esa abundancia en una forma estandarizada, sistematizada y ordenada por rangos de dificultad que, gracias a un método jerárquico, facilita su aprendizaje.

Hoy en día, un gran número de Institutos Confucio repartidos por todo el mundo difunden la enseñanza del que podríamos llamar “Padre de las Artes Marciales”. Chile no es ajeno a esta corriente. Es por ello que en el Instituto Confucio de la Universidad Santo Tomas se ha abierto esa gran ventana a la lejana y admirable China ofreciendo cursos gratuitos de wushu para todas las edades con el fin de que las comunidades locales mejoren su calidad de vida.

 

Objetivo y beneficios artes marciales

El principal objetivo de estos sistemas de lucha es la defensa personal, preponderando el uso del cuerpo, puños, manos, codos y rodillas, entre otras partes del cuerpo.

Además, se consideran muy favorables para la salud mental, gracias al control de la respiración y la concentración, entre otras virtudes. Con esto se consigue el dominio del Dan Tian inferior o fu, el centro energético del cuerpo localizado en el vientre.

Estos nombres están relacionados con el centro de gravedad o centro del ser, foco de respiración y equilibrio del ser humano, también denominado tercer chakra o chacra del plexo solar, que está relacionado con los procesos purificadores del cuerpo y la limpieza de toxinas en las artes marciales chinas.

 

Cualidades únicas y beneficios de las artes marciales

Las artes marciales fueron desarrolladas durante muchos siglos. A continuación detallaremos algunas de cualidades únicas.

  • Tai-Chi: se describe como una serie de ejercicios físicos diseñados para dirigir el flujo de energía corporal o la fuerza vital (chi o qi). Esto facilita el control sobre la respiración, la mente, los órganos internos y de la vida y la muerte.
  • Shaolin Qigong: Se refiere al monasterio de Shaolin en la provincia de Hunan. La técnica de Qigong implica el uso de la respiración y ejercicios rápidos y lentos para fortalecer el qi del cuerpo.
  • Baguazhang: Se basa en los ocho patrones del I Ching (Libro de los Cambios), Bagua consta de ocho movimientos de palmas, que pueden multiplicarse para crear un total de 64 movimientos.
  • Hsing-I: Desarrollado en el siglo XII, hace hincapié en los principios del yin-yang de opuestos complementarios; boxeo duro y suave.

_________________________________________________________

  1. Adaptado de la Revista Instituto Confucio. Número 6. Volumen III. Mayo de 2011.