Caligrafía China

La caligrafía es el arte de escribir los signos de un lenguaje y en algunos países, especialmente asiáticos, es tan valorada como la pintura. La escritura china se caracteriza por su originalidad y riqueza, permitiendo un campo de la expresión artística de manera muy amplia por medio de los caracteres.

La historia de la escritura china se remonta a más de tres mil años, en la dinastía de los Shang (o Yin), tiempo en el que ha sufrido una profunda evolución.

Orígenes de la caligrafía china

Según la tradición, el legendario inventor de la caligrafía china -Ts’ang Chieh- obtuvo su idea al observar las huellas de los animales sobre la arena o el lodo, tras lo cual comenzó a trabajar imágenes simples que representaban distintos objetos, animales, astros y fenómenos naturales. Con el tiempo, estos se fueron haciendo cada vez más abstractos, hasta lograr los caracteres actuales.

Categorías caracteres chinos

Dentro de los caracteres chinos podemos establecer seis categorías:

  • Hsiang hsing, representación gráfica directa.
  • Chih shih, expresión simbólica de ideas abstractas.
  • Hui yi, combinación de elementos gráficos concretos y expresión simbólica de abstracciones.
  • Hsing sheng, combinación de elementos fonéticos y pictóricos.
  • Chia chieh, carácter empleado por su valor fonético para representar un homófono con el que no guarda relación.
  • Chuan chu, carácter que ha adquirido un nuevo significado, lo que ha hecho necesario asignar al significado primitivo una nueva grafía o modificar la que ya tenía.

La caligrafía también ha permitido el desarrollo de muchas otras formas de arte en el este de Asia, incluyendo grabado de sellos, pisapapeles adornados y piedras para tinta.

El sistema esencial de un calígrafo se llama cuatro tesoros del estudio y corresponde a: el pincel, el papel, la tinta y la piedra de tinta.